El movimiento ecologista Greenpeace reclama “parar inmediatamente” el proyecto del nuevo bloque de apartamentos de lujo que se quiere levantar con cinco alturas al borde del mar y en el tramo Blay Beach, el más estrecho y erosionado de la playa Les Marines. La organización conservacionista WWF considera el proyecto como un nuevo ejemplo del desprecio hacia la costa y de la política del hormigón en el litoral.

Greenpeace: Se debe cancelar el proyecto inmediatamente

“Una construcción de estas características no debe tener cabida en la playa de Les Marines y se debe cancelar el proyecto inmediatamente”, manifiesta Pilar Marcos, responsable de la campaña de Greenpeace España. “Poco o nada han aprendido los promotores de este bloque de la época de la burbuja inmobiliaria. Siguen surgiendo proyectos propios de otras épocas que preocupan y que no deben ver la luz.»

La portavoz de Greenpeace recuerda: “El reciente informe sobre los cambios de ocupación del suelo en la costa española entre los años 1987 y 2011 del Observatorio de la Sostenibilidad, señala que la urbanización de la primera línea del litoral crece un 33% de suelo en 24 años y que ha dejado a Dénia con el 72% de la franja de los primeros 500 metros urbanizada.”

Greenpeace concluye: “Eso es un legado que ha dejado muchos tramos de la costa de este municipio erosionada y supone un grave riesgo para las personas y para las infraestructuras. Y un gasto para la gestión de este litoral, a través del Ayuntamiento y el Ministerio de Medio Ambiente, que pagan en última instancia los vecinos y vecinas de Dénia.” Incluso avisa: “Los horizontes de cambio climático señalan una subida del nivel del mar peligrosa.”

WWF: Un litoral desfigurado, destruido, alterado y fragmentado

En la misma línea argumenta el World Wildlife Fund (WWF). El coordinador de Protección Marina de WWF España, Óscar Esparza, declara: “La costa española es el caso de un bien común destruido a cambio del beneficio de unos pocos, y este proyecto en Dénia parece un nuevo ejemplo de ello.”

Esparza, biólogo marino de WWF, señala: “No podemos permitir volver a cometer los mismos errores del pasado y retomar un modelo de desarrollo cortoplacista que ha desfigurado, destruido, alterado y fragmentado importantes hábitats costeros, que según la Constitución son de uso público.”

Por este motivo pide WWF un cambio de rumbo en la política urbanística en la costa mediterránea: “En opinión de WWF las políticas deben favorecer la conservación y el respeto a los procesos ecológicos para que podamos seguir disfrutando de los bienes y servicios que nos ofrecen los ecosistemas. Y eso pasa por restaurar o naturalizar las zonas costeras más expuestas al mar. Avanzar hacia el futuro apoyándonos en la naturaleza y no en el hormigón, todo lo contrario de lo que se pretende hacer en esta zona de Dénia.”

Las consecuencias de una mala gestión del litoral pueden hipotecar el futuro y salir a la sociedad muy caro, dice el experto marino de WWF: “Una costa mal conservada nos cuesta miles de millones de euros cada año, dinero público que se destina a la regeneración de playas, restauración de paseos marítimos, infraestructuras costeras, al control de vertidos…” 

Compromís: Playa en grave estado de deterioro 

Hace poco el diputado de Compromís en el Congreso, Ignasi Candela, exigió explicaciones al Gobierno español sobre el proyecto de urbanización en la playa de Dénia. Candela puso en duda “que el proyecto se ajuste al protocolo de gestión integrada de las zonas costeras del Mediterráneo que firmó España en 2011 y teme que sea el pistoletazo de salida” a la urbanización masiva de esta parte de Dénia.

Candela presentó una pregunta al Gobierno español en funciones sobre “si el proyecto previsto a 20 metros de la playa de Les Marines de Dénia se ajusta a la Ley de Costas ya que la citada ley impide construir a menos de 100 metros de la ribera del mar”. Además, Candela señalo que el proyectado bloque de apartamentos de casi 20 metros de altura, se sitúa “en una zona que el Ministerio de Medio Ambiente declaró en grave estado de deterioro”. 

Podemos: El proyecto atenta contra la playa de Dénia

También los concejales de Podemos en el Ayuntamiento de Dénia, Antonio Losada y Alexander Rodenkirchen, respaldaron con un comunicado la oposición de los vecinos al proyecto inmobiliario. “El proyecto atenta contra un bien de dominio público, la playa de Dénia, en una de sus zonas más delicadas y erosionadas”, destacaron los dos concejales de Podemos.

Losada y Rodenkirchen instaron al Equipo de Gobierno municipal (formado por los Socialistas y Compromís) “a tomar cartas en el asunto como actor principal en la defensa del bien común y el patrimonio medioambiental frente a la presión urbanística”. Además, reclamaron del Ayuntamiento “acciones concretas, más allá de los discursos de intenciones y de la inercia administrativa”. Por el bien de toda la ciudadanía de Dénia: “Defender la costa de Dénia, garantizar su protección y promover su regeneración es un imperativo que debe estar por encima de cualquier interés particular.”

Los vecinos: Aclarar todas las dudas legales y medioambientales

La plataforma vecinal había pedido al Gobierno municipal de Dénia, la suspensión del inicio de la obra del Residencial “Las Olas” que según el anuncio de la promotora es inminente. Aunque hasta el día de hoy no tiene la necesaria autorización de la Administración de Costas ni la licencia de obras del Ayuntamiento. La plataforma, que entregó en el último Pleno de Dénia una petición al gobierno municipal, reclama al Alcalde Vicent Grimalt no permitir ninguna obra hasta que no se haya aclarado todas las dudas legales y medioambientales que rodean el proyecto.