El concejal de la OMIC de Dénia, Alex Rodenkirchen, y la técnico del departamento, Verónica Fuster, asistieron ayer en la sede del Invat.tur de Benidorm a una reunión informativa sobre el nuevo protocolo de actuación respecto a las reclamaciones relativas a alojamientos turísticos que formulen los turistas que visitan las comarcas de la Marina Alta y Baja.

La reunión, convocada por el Servicio Territorial de Comercio y Consumo de Alicante, contó con la asistencia de la jefa del servicio, Ana Ballenilla, la presidenta de la Junta Arbitral de Benidorm, Lourdes Sánchez Escó y técnicos y concejales de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor de las poblaciones de las dos Marinas.

El nuevo protocolo pretende potenciar la figura del arbitraje turístico “in situ”, que tendría lugar en Benidorm, en materia de alojamientos turísticos, con el fin de agilizar la tramitación de las reclamaciones y quejas de los turistas nacionales o extranjeros y solventarlas antes de que abandonen su destino vacacional.

El concejal de la OMIC de Dénia, Alex Rodenkirchen, ha mostrado su apoyo a la iniciativa, ya que “incrementa la protección a los turistas evitando abusos e injusticias, mejorando la imagen de nuestros municipios y beneficiando, por tanto, al sector turístico, principal motor de la economía de Dénia”.

A partir de la próxima semana van a poner en marcha los mecanismos necesarios para que este protocolo alcance la máxima divulgación.