Ya se veía venir, ni Partido Popular ni Ciudadanos Dénia apoyaron ayer en el pleno ordinario la moción de urgencia del equipo de gobierno sobre la idea de que el puerto pase a ser gestionado por un organismo autónomo, una reivindicación que tildan de “histórica”.

Tanto PP como Ciudadanos argumentaron que no se sumaban al acuerdo por las formas y por el fondo, pero sobre todo por la falta de transparencia.

El portavoz de Ciudadanos, Sergio Benito, insistía en que aprobar “sin voluntad de negociar” y por urgencia “el asunto más importante de la legislatura”, no era un tema de transparencia. El concejal de la formación naranja decía oponerse a aprobar la moción por no conocer “cómo va a ser es puerto y cómo se va a llevar a cabo” el cambio de modelo. Este asunto, opinó, “merece el debate en la calle” y “que todas las empresas del puerto sepan” cuál es el futuro que espera al puerto.

La portavoz del Partido Popular en Dénia, María Mut, recriminaba que  “no se han reunido con ninguno de los agentes sociales del puerto” y que si de verdad se trata de “una reivindicación histórica que se hagan las cosas como Dios manda”.

Por su parte, desde Compromís, Rafa Carrió, aseguro que seguía esperando enmiendas de los dos partidos de la oposición, e insistió en que esta iniciativa era una oportunidad y una reivindicación histórica, en la que hasta ahora “la ciudad no ha participado nunca en las decisiones del puerto”, por ello, se pretende que el consistorio dianense pueda tomar decisiones respecto al puerto.

El concejal Paco Roselló dijo haberse quedado “boquiabierto” con los argumentos de PP y Cs para no respaldar la iniciativa e insistía en las palabras de Carrió que se trata de una “oportunidad histórica” para cambiar las cosas en un puerto que “ha traído muchos problemas al ayuntamiento”. También criticó que estos dos grupos acusaran al gobierno local de “falta de transparencia” cuando se les entregó la moción con una semana de antelación y “no han hecho nada” para contribuir a mejorarla.

Desde Podemos, en voz de Alex Rodenkirchen, apoyaron que esta era una reivindicación histórica pero afirmaron de forma contundente “que si se confirma que esto tiene un lado oscuro no dudaremos en denunciarlo”.