Y es que desde primera hora de la tarde ya se adivinaba que las advertencias municipales del cierre de las playas la noche de San Juan, se iban a cumplir.

Poco a poco la gente, no mucha, se fue retirando mucho antes del horario fijado para el cierre: 21 horas hasta las 07 horas del miércoles, festividad de San Juan. Además el fallecimiento de un joven de Dénia en una cala de Les Rotes, eclipsó los comentarios sobre lo que podía suceder.

Sucedió. El dispositivo policial, complicado por tratarse de más de 20 kilómetros de playa, se dejó ver, como lo vieron sobre todo los más rezagados y algunos jóvenes que buscaron algún reducto escondido para reunirse. Pero las hogueras, centenares de ellas en otros años anteriores, no brillaron. Por tanto hubo responsabilidad y sobre todo se evitó el aspecto de las mismas el día después con toneladas de basura que recoger.

Una noche de San Juan atípica que se repitió en prácticamente todas las playas de la Comunitat Valenciana.