La feria de juguete es más sofisticada, especial y sobre todo porque los coleccionistas pueden encontrar aquellas piezas que muchos utilizamos para nuestros juegos, muchísimos de ellos, desconocidos para las nuevas generaciones. Así, 30 expositores ocuparon parte de la calle Marqués de Campo bajo la tutela dels Amics del Joguet de Dénia, esta vez además animada por los alumnos del Chabás que organizaron actividades de animación.

En cuanto a la Medieval, quedó probado que estrecheces, reclamación de los comerciantes de Loreto en su día, al margen, es una Feria atractiva para nativos y visitantes como quedó probado por la afluencia de público que en algunos momentos hizo complicado el circular para detenerse en  aquellos puestos que las personas buscaban para comprar algún detalle. La mayor duración en días de la misma facilitó la mayor diseminación a la hora de elegir el día para acercarse a ella. Una feria que ocupó las Plazas del Consell y la Plaza de la Constitución o del Ayuntamiento.