Efectivamente la Asamblea del CD Dénia resultó, como se esperaba, bastante movida. El horario de la convocatoria, seis de la tarde, la presencia de toda la plantilla y cuerpo técnico que aunque con derecho por ser socios, era la primera vez que se presentaba al completo en una Asamblea. Y cómo no, la presencia de conversión en SAD en en orden del día, eran elementos que justificaban esa contrariedad de los asistentes. Pocos, como siempre, quizá menos por la hora.

Comenzó todo con la presentación de los Presupuestos rechazados en anterior Asamblea, no sin previos reproches por todo lo señalado que daba pié a cierta indignación de los presentes. Tras la explicación del Presidente, se dio un giro a las posturas encontradas. La anécdota quedó en que cuando se procedió a la votación, la plantilla levantó la mano casi al unísono y poco a poco lo hizo el resto.

Todo el debate se centró sobre el punto informativo de conversión en SAD (Sociedad Anónima Deportiva), punto que más polémica y debate trajo. La poca información y la novedad de una conversión que escapa a los clubes amateurs, más el temor a que el Club acabe en manos de algunas personas y el papel nada relevante de los socios, acabó por ser rechazado por los presentes.

Finalmente se recurrió a la convocatoria de elecciones para primeros de marzo. Si en principio es cierto que el socio reclamaba desde el comeinzo de temporada unas elecciones, aquí se reculó.

Los argumentos de que se necesitaba tiempo para trabajar la nueva temporada chocaban con la exposición del Director Deportivo Toni Lledó quien anunció que ya estaba trabajando en la nueva temporada. Por tanto este argumento se desmontaba. El Club confesó que había llegado a la meta económica y que en adelante no habría dinero para seguir la marcha de ir al día con los jugadores. Y como quiera que hubo un reconocimiento a la tarea de estabilizar el Club aún a cuenta de reducir potencial competitivo, fue aceptado y destacado por los socios, se le pidió al Presidente Juan Benavente, recular. Aceptar que si se estaba trabajando en la campaña futura, se hiciese un esfuerzo para cubrir el resto del presupuesto, acabar la temporada, siguiendo con el trabajo deportivo de futuro y convocar las elecciones al final de temporada (mayo) de modo que no se aprobasen ahora cosas que de entrar gente nueva tendría que asumir. Hubo voto de confianza y quedó la puerta abierta a un próximo debate, ya que la actual Junta se presentará de nuevo e insistirá en que la única viabilidad para mantener el Club será convertirlo en SAD.