La Guardia Civil ha detenido en Calpe a un hombre, holandés de 38 años, como presunto autor de un delito contra la salud pública por cultivo y elaboración de drogas, y otro delito de defraudación de fluido eléctrico.

La operación “Zagem” fue iniciada a mediados del mes de mayo por agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Calpe, al sospechar que en un chalet de esa localidad podía existir una plantación de marihuana indoor.

Durante dos meses, los investigadores realizaron numerosas vigilancias y apostaderos para poder confirmar que, efectivamente, en la planta inferior del chalet, concretamente debajo de la piscina, el investigado había acondicionado dos invernaderos para la producción intensiva de plantas de marihuana.

Para acelerar el crecimiento de la plantación y obtener una mayor producción en el menor tiempo posible, consiguió falsear las condiciones climáticas y ambientales de desarrollo de las plantas colocando numerosas lámparas de luz, filtros de aire, aparatos de aire acondicionado, un sistema de riego y de control de temperatura, todo abastecido gracias a un enganche ilegal a la red eléctrica.

Bajo estas condiciones, y teniendo en cuenta que podría haber estado realizando esta actividad delictiva desde principios del año 2018, los agentes calcularon que había producido hasta ocho cosechas de marihuana, por las que habría obtenido un beneficio de más de 30.000 euros.

En el registro del chalet, se hallaron un total de 800 plantas de tamaño medio en avanzada fase de floración, numerosos aparatos para su producción y distribución como 50 lámparas de luz, transformadores, ventiladores, aparatos de aire acondicionado, centenares de maceteros, bolsas de plástico para envasar la sustancia, catálogos para el cultivo de la marihuana y otros documentos de interés para la investigación.

Cuando la Guardia Civil de Calpe detuvo al morador de esta vivienda, un hombre holandés de 38 años, resultó estar considerado como un peligroso delincuente por las autoridades de su país, con antecedentes policiales por estar relacionado en un delito de homicidio, secuestro con rehenes, robos con violencia y tráfico de drogas.

Aquí en España, tras su detención como presunto autor de un delito contra la salud pública por cultivo o elaboración de drogas y otro delito de defraudación de fluido eléctrico, ha quedado en libertad sujeto a medidas cautelares.

Detenida por hurtos y robos cometidos con el método del «abrazo»

Estos mismos agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Calpe han detenido, en dicho municipio, a una mujer de nacionalidad rumana, de 23 años de edad, como la presunta autora de diversos delitos de hurto y de robo cometidos sobre ciudadanos extranjeros, de avanzada edad, mediante el método conocido como del «abrazo».

La mujer es una vieja conocida de los agentes, pues la misma ya había sido detenida por éstos apenas unos meses atrás, siendo considerada por las fuerzas de seguridad una de las autoras más activas y especializadas en este tipo de hurtos al descuido, acumulando, a pesar de su corta edad, más de 100 antecedentespoliciales,por delitos de esta naturaleza.

La detenida ha sido reconocida como la presunta autora de hurtos y robos en diversas localidades de las provincias de Alicante y Murcia, en los que se hizo con joyas (como es el caso de un anciano de 90 años en Santa Pola), teléfonos móviles de última generación (en Cabo de Palos, Murcia) y con relojes de gran valor económico (como el sustraído en Calpe el pasado mes de junio, a un hombre de 75 años, al que le provocó lesiones en la muñeca, como consecuencia del forcejeo producido entre ambos).

Tras ser puesta a disposición judicial, ha quedado en libertad provisional con cargos, a la espera de juicio.