Desde mediados de marzo se declaró Estado de Alerta Covid-19, lo que supuso el cese de algunas actividades y el confinamiento en casa. Pero ante las necesidades evidentes de algunas personas con capacidades diferentes, tuvimos que mantener y ofrecer unos “servicios mínimos” de atención individualizada para personas con grandes dependencias, que por sus características y por su entorno social y familiar, necesitan ser atendidos: higiene, cambios posturales, movilizaciones pasivas y trabajo de movilidad articular son los servicios que se les ofrecen.
El trabajo, que se realiza en el domicilio de cada uno de los usuarios, también pretende motivar, alegrar y generar una dinámica los más positiva posible ante la situación que están viviendo
El perfil de las diferentes personas atendidas tiene un alto nivel de dependencia, siendo la mayoría usuarios/as que se desplazan en silla de ruedas.
Queremos agradecer a las diferentes asociaciones de ámbito social y a la Concejalia de Asuntos Sociales la entrega y compromiso que están llevando a cabo.
Por último, es fundamental apelar a la responsabilidad ciudadana: aunque no pertenezcamos a un grupo de riesgo hemos de seguir las recomendaciones oficiales de cara a no convertirnos en un peligro para muchas personas que podrían desarrollar síntomas graves si contraen este virus.
Esperamos que “entre todas y todos juntos” salgamos pronto de esta situación.