De la Asamblea Ordinaria celebrada por el CD Dénia con la paupérrima asistencia de 45 socios de 420 que dice tener el Club, sólo cabe decir que fue caótica y farragosa como ninguna. Quizá el Presidente en funciones Juan Benavente fue quien salió menos mal parado.

Todo empezó con un orden del día que únicamente reflejaba el informe deportivo de la pasada temporada y el balance de la misma. Si embargo no se siguió este orden y se presentó también el presupuesto para la temporada 2019-2020 que no figuraba en el orden del día. Pero el caos al que hacemos referencia se contiene en el informe económico pasado que los que ocuparon la tribuna Juan Benavente, Marta Marco y Johnatan Lambert, este abogado del Club, no supieron explicar.

Según los mismos, el informe se les había entregado por el anterior tesorero, pero en ningún momento se dijo quien era. Es un informe infumable lleno de incongruencias, pero sobre todo en el capítulo de ingresos que por un montante de 85.000 euros englobaba teóricamente la subvención municipal, loterías, socios etc, sin que se detallaran individualmente las aportaciones, ni siquiera las realizadas por el Director Deportivo. Un informe a todas luces irregular y esperpéntico que por supuesto fue rechazado por los socios presentes. Como también rechazaron el previsto para la temporada presente aunque fuera algo más concreto rebajando en 55.000 € las nóminas respecto a la pasada temporada. En ambos informes se detallaba un déficit  pasado de 38.000 € básicamente por deudas a jugadores y estas se incluyen en la temporada 2019-2020 pagaderas en 2 años.

En ruegos y preguntas, todos los que intervinieron censuraron la tardanza en haber convocado la Asamblea justificada en la elaboración de unos presupuestos menos costosos de los que se esperaban. Aludió Benavente a que la diligencia de los Estatutos y la regularización del Censo de Socios impidieron hacerlos antes.

El socio Eric Barber se dirigió al Presidente en funciones para decirle que estaba mal asesorado y que lo propio hubiera sido dimitir, formar una Gestora y convocar elecciones. En este terreno se solicitó la convocatoria de la preceptiva Asamblea Extraordinaria y la convocatoria de elecciones a lo que Benavente no quiso poner fecha hasta regularizar Estatutos y Censo.

Otro de los asuntos que despertó una agria discusión fue referida al Director Deportivo al que defendieron algunos socios por su gestión respondiendo dese la mesa, que la situación creada con las aportaciones no justificadas de Tano Bertó estaba pactada entre la directiva en tiempos de Gema Estrela y el propio Bertó que se comprometió a completar los 70.000€ que la Directiva aportaría y que por tanto la teoría de las nóminas incumplidas por la Directiva no se ajustaban al acuerdo aquel.

La situación derivó en el precio de los carnés que no subirían y para más inri no hubo aclaración de cómo quedaba la cosa tras la no aprobación de las cuentas, puesto que nadie se refirió a lo que significa, ni de una ni de la otra parte.

La Asamblea terminó sin que se aclarara nada más allá de que la temporada comenzará y que a pesar de no aprobar las cuentas, la actual directiva en funciones seguirá su proyecto.