Ya han empezado formalmente las obras de la futura piscina cubierta municipal, una infraestructura largamente demandada por la población y que mejorará los equipamientos deportivos en la villa.

Los operarios han empezado a instalar el vallado y poco a poco llegarán las máquinas para comenzar con lo que será la primera fase de obra: la excavación de los vasos y cimentación del edificio; también se demolerá un murete existente.

El alcalde, José Chulvi, y el concejal de Deportes, Alberto Tur, han mantenido esta mañana un encuentro con el encargado de la obra, quien les ha expuesto la planificación prevista.

El complejo deportivo se sitúa junto al pabellón polideportivo municipal: entre las calles M.Bordes Valls, Joan Fuster i Vicent A. Estellés, vías que no sufrirán restricciones al tráfico durante la obra. Sí se verá afectado el aparcamiento en los frontales de lo que será la piscina por la instalación de las casetas de la obra y acopios de materiales necesarios, algo que ya está señalizado.

La construcción de este ansiado proyecto corre a cargo de la empresa Contratas Vilor, que se adjudicó la obra por 4.679.118,40 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de 26 meses. Cuenta con una subvención de la Generalitat Valenciana de 3 millones de euros.

A nivel de diseño, la piscina sigue un proyecto del estudio Raíz de3 definido como “sencillo y pragmático”. Tendrá dos vasos de piscina, uno para competición y actividades de adultos y otro para calentar y actividades infantiles, cuatro vestuarios (2 de ellos adaptados), situados en planta baja, un graderío y salas de actividades dirigidas, situadas en la planta primera. Estará homologada para celebrar competiciones provinciales y será la primera piscina de España con certificación BREAM de sostenibilidad ambiental.

El alcalde, José Chulvi, ha querido agradecer en este día tan simbólico a todos los que han puesto de su parte, tanto a nivel político como técnico, para desbloquear un proyecto de calado social que parecía que nunca iba a llegar.

Especialmente ha mencionado lo que supuso el cambio en el gobierno autonómico, con un equipo que asumió la “deuda pendiente” que dejaron sus predecesores en Xàbia y han trabajado codo con codo con el Ayuntamiento para convertir en realidad este proyecto deportivo.

Chulvi ha recalcado que ambas partes han demostrado su voluntad y compromiso con la piscina, dando todos los pasos administrativos y apoyándolos en las votaciones plenarias o del Consell que han sido necesarias. “El trabajo político está totalmente cumplido” ha expuesto el alcalde, que espera que la ejecución de la obra trascurra según lo previsto –es una obra compleja que se prolongará durante dos años- y los vecinos y vecinas de Xàbia puedan disfrutar al fin de su esperada piscina.