El regatista del Club Náutico Jávea, José Luis Boronat, ha mostrado su malestar con la compañía Vueling tras el pésimo trato recibido al haber roto la tabla de foil con la que el regatista compite y trata de desarrollar una carrera deportiva.

La pasada semana, durante el trayecto de vuelta desde Lanzarote a Valencia, la tabla sufrió serios desperfectos. Al recogerla en la zona de las maletas, Boronat comprobó que la tabla presentaba diversas roturas de consideración. El regatista volvía a casa después de haber participado en la Lanzarote Foil Challenge.

Entonces comenzó un auténtico calvario con la compañía Vueling. Llamadas de teléfono interminables, reclamaciones… y ayer se produjo la comunicación definitiva por parte de la aerolínea. “Me dijeron que me dan 50 euros como compensación por los daños”, declaró el regatista. Sin embargo, este importe no alcanza ni la mínima parte del coste de la tabla, ya que los desperfectos provocados han obligado a Boronat a adquirir una nueva: el coste más de 3.000 euros.

“Después de casi un año sin disputar pruebas, pude ir a Lanzarote, competir y disfrutar del foil, pero es muy triste que por la dejadez de una compañía ahora me sienta muy bajo de ánimos”.

El joven regatista participa esta semana en la Copa de España de Windsurf que se disputa en Cádiz, una prueba en la que deberá competir con una tabla prestada, ya que la tabla nueva no ha llegado a tiempo, con lo que eso puede suponer. “La tabla es única y está adaptada y preparada a nuestras características”, reconoció el regatista del Club Náutico Jávea, que no obstante subrayó que tiene muchas ganas de demostrar que puede estar a la altura del resto de competidores en esta prueba.