Con 5 bajas tuvo el equipo que reinventar la alineación, y fieles al estilo de los últimos partidos la tónica fue creer. En la primera parte tocó sufrir y además se adelantaron los locales pasada la media hora. Pero cinco minutos después llegó el empate de penalti en una gran jugada.

En la segunda parte tocó ser más directo y ponerse el mono de trabajo para anular al Intangco que no tiró a puerta y en una combinación magistral entre Castillo y Pablo subía en el 80 el gol de la victoria.

Se complicó la cosa porque Marvin fue expulsado en el 86 y tocó remar con 10 hasta el final.

Ahora el equipo se pone a cuatro puntos de la salvación con más ganas ilusión y fuerza para intentar conservar la categoría.