Se marchó el mes de marzo del que falleramente hablando, sólo tuvimos noticias pero no actos más allá de los que tuvieron lugar dentro de las coordenadas marcadas por esta cruel pandemia.

Sin embargo, ha habido a posteriori, pocos días después de San José, un par de hechos que al menos han servido para disminuir esa sensación de rabia e impotencia por no poder celebrar la fiesta aunque las redes sociales se han encargado que nadie del mundo fallero dianense pudiera olvidar que el sentimiento vencerá en esta cruel espera.

Por un lado el anuncio de que años después de reivindicaciones, habrá Museu Fester. El Ayuntamiento de Dénia decidía que el actual colegio Pou de la Muntanya antes El Rodat, será la futura sede del Museu de la festa.

Pero no quedó ahí todo. La Junta Local se hacía eco de un anuncio coincidiendo con el comienzo del mes de abril, por el que el Consejo de Ministros anunciaba que el sector musical de esta fiesta pasaba a tener la condición de Patrimonio Cultural Intangible al considerar que estas sociedades son un ′′ movimiento único y extraordinario ′′ que tiene 550 sociedades federadas en la Camunitat, con más de 1.100 bandas y más de 200.000 miembros! Sin duda alguna, una gran noticia que completa la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Es por eso que sin prisa pero sin pausa, las fallas volverán con una mayor carga de reconocimiento que las harán más grandes si cabe ante el mundo festero, social y cultural así como patrimonial.