Este fin de semana una cría de rorcual fallecida ha sido protagonista en Xàbia. El cetáceo falleció al parecer en la costa sur de la localidad y acabó en el fondo de la cova del Llop Marí, una de las cavidades que jalonan los acantilados entre el Cap Prim y el Cabo de la Nao.

La especie fue encontrada a principio de semana por un grupo de buceadores y fue el sábado cuando varios aficionados al kayac la extrajeron y la llevaron atada a la pequeña embarcación hasta la zona de varadero que hay en la Cala Granadella. Allí tras avisar a la Policía Local, esperaron la llegada de los expertos del Instituto Cavanilles de Valencia y la Fundación del Oceanogràfic.

Estos expertos tomaron muestras del cuerpo del animal, con el fin de esclarecer las causas de la muerte y según explicó José Luis Crespo, veterinario de la fundación, se dieron cuenta nada más verla que estaba muy delgada y tenía una herida en el costado por una hélice. Una de las primeras hipótesis, es que perdiera a su madre y poco a poco se debilitara, y se acercara a la costa.

Crespo, explicó que «se trata de un rorcual aliblanco» y remarcó que es una «especie bastante rara en el Mediterráneo» ya que frecuenta «otros mares» como el océano Atlántico y destacó la importancia de estudiar los varamientos «para obtener información sobre los animales de la vida marina».
DSC09773