Esta loca temporada en la que el fútbol y las instalaciones deportivas sufren restricciones por la pandemia, trae consigo la destitución de Guillermo al frente del Juvenil Nacional del CD Dénia. Un intento desesperado por intentar salvar la categoría, una casi misión imposible a seis jornadas de que finalice el campeonato con el equipo penúltimo con tres puntos de diferencia sobre el colista, con dos equipos más con 13 puntos y a 8 de la tabla de salvación como mínimo, puesto que los seis últimos juegan a «muerte» una segunda fase en la que cuentan los puntos de la primera.

Le toca a Pedro Noguera nombrado sustituto de Guillermo intentar ese «imposible». Decíamos, liga loca, porque aunque esta categoría juvenil enfrenta a equipos valencianos, depende de la Federación Española y es por eso que sigue la competición aunque en la Territorial Valenciana las competiciones están detenidas a la espera que en la fecha marcada por el Consell, cuando acaben las restricciones actuales, se permita de algún modo reanudar, por ejemplo, la Preferente, más allá de esta fecha puesto que antes hay que abrir instalaciones y dejar un período de entrenamiento para los equipos. Lo que sin duda, y aunque todos están afectados por igual, no habría tiempo material para acabar la liga. Tal vez la primera vuelta, con lo que el campeonato de este modo, estaría claramente adulterado, debido a que en una liga normal, los resultados se corrigen o se vislumbra las posibilidades de los equipos avanzada la segunda vuelta.