El Ayuntamiento de Ondara ha creado unas zonas de esparcimiento para perros. El Concejal de Medio Ambiente, Pere Picornell, ha informado de que ya están habilitados estos espacios, debidamente señalizados y dotados de papeleras y dispensadores de bolsas para recoger los excrementos de los animales. Uno de ellos se ubica en la zona inferior de la Ronda Generalitat (O-30), junto al Riu Alberca a su paso por el casco urbano, a la que se puede acceder tanto por la rampa situada al lado del puente del Prado, como por la rampa de la rotonda con la calle Sant Jaume. El otro espacio para perros se ha habilitado al final del camino de l’Assut (lindando con el río y la carretera), frente a la zona verde del Xopar, ubicación donde también se realizará el próximo 21 de marzo una plantación de árboles.

Desde la Concejalía de Medio Ambiente se insta a los dueños de las mascotas a que utilicen adecuadamente estos espacios, recordando la obligatoriedad de recoger los excrementos (existe una sanción en caso de no hacerlo), y que los perros potencialmente peligrosos deben ir con bozal. En los carteles ubicados en los espacios para perros se recuerda asimismo que ante cualquier incidencia, el teléfono de avisos de la Policía Local de Ondara es el 618862791.

El Alcalde y responsable del área de Seguridad Ciudadana, Zeus Serrano, ha aprovechado para recordar a la ciudadanía que el Ayuntamiento de Ondara dispone de una Ordenanza Municipal sobre Animales de Compañía (Exp 1951/2013). Según se recoge en esta ordenanza, en las vías públicas los perros deberán obligatoriamente ir sujetos por correa, cadena al collar o arnés, y además, los perros considerados peligrosos deberán ir siempre sujetos con correa y llevar el bozal; (en este caso, además, queda prohibido que los lleven personas menores de edad). Las personas que lleven a los perros por vías o espacios públicos deberán ir siempre proveídas de bolsas higiénicas para retirar las eventuales deposiciones del animal, y los agentes de la autoridad podrán requerirle a la persona que acredite el cumplimiento de esta obligación, y en caso de negativa o incumplimiento, imponer la correspondiente sanción. Además, se prohíbe la presencia de animales en zonas de juegos infantiles y jardines.

Los animales podrán circular sueltos, bajo la vigilancia de sus dueños, en los espacios para perros habilitados por el Ayuntamiento, excepto en los casos en que por su peligrosidad o por razones sanitarias se señale lo contrario. Los propietarios de los animales deberán controlar en todo caso el movimiento de su perro impidiendo que molesten a otros usuarios. Y en ningún caso los perros peligrosos podrán circular sueltos y sin bozal. Las infracciones a esta ordenanza serán sancionadas con multas que pueden ser de infracciones leves (de 60 a 200 euros), graves (de 201 a 1.500 euros) o muy graves (de 1.501 a 15.000 euros).

Entre otras, las infracciones leves incluyen el pasear el perro sin estar sujeto por correa; o sin ir provisto de bolsa higiénica para la recogida de deposiciones; también la no recogida inmediata de los excrementos evacuados por un animal en la vía pública, y las perturbaciones de los animales que afectan a la tranquilidad y con respecto a la convivencia humana, entre otros. Entre las infracciones graves, se encuentra la tenencia y circulación de animales considerados peligrosos, sin las medidas de protección que se determinan, o las agresiones de animales a personas con resultado de lesiones leves, entre otras. Y entre las infracciones graves, la ordenanza recoge el abandono de animales, la organización, celebración y fomento de todo tipo de peleas entre animales, las agresiones de animales a personas con resultado de lesiones graves o muy graves, y la comisión de tres infracciones graves, durante los dos años anteriores, entre otros.

Son considerados peligrosos por esta ordenanza los perros de las siguientes razas y sus cruces de primera generación: American Stafforshire Terrier, Pit Bull Terrier, Stafforshire Bull Terrier, Bullinastiff, Mastín Napolitano, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Akita Inu, Dobermann, Rottveiler, Perro de Presa Canario, Perro de Presa Mallorquín, Fila Brasileiro, y Tosa Japonés. En cuanto a la tenencia de perros de las razas caninas consideras peligrosas, se deberán cumplir, entre otros, los siguientes requisitos; los animales estarán identificados obligatoriamente antes de la primera adquisición; y sus propietarios deberán obtener, previamente a su adquisición, una autorización municipal específica (para obtener esa autorización se requieren los siguientes requisitos: ser mayor de edad, certificado médico de aptitud psicotécnica, justificar la tenencia de un perro de estas razas, y suscripción de un seguro de responsabilidad civil que alcance indemnizaciones a terceros de hasta 180.000 euros).