La reunión interdepartamental reunida ayer con todas las Comunidades Autónomas acabó sin acuerdo. Las autonomías plantearon el cierre perimetral para evitar que la Semana Santa se convierta en un trasiego de personas que aprovechando sus vacaciones se desplacen hacia la costa o hacia otros lugares de tradición vacacional o segunda residencia.

La Comunitat Valenciana fue una de las más intransigentes respecto a seguir manteniendo su cierre perimetral y más cuando la experiencia ha sido la que es, además del temor de que con lo que ha costado bajar la incidencia, que hay que recordar, llegó a ser negativamente la más aparatosa de todas las comunidades. Son otras autonomías que rodean la Comunitat las que concuerdan en la necesidad de mantener dicho cierre.

Sin embargo Madrid se postuló contrariamente en pro de salvar económicamente la Semana Santa. Pero el recuerdo de lo ocurrido en Navidades parece haberse olvidado. Además y más cerca, Dénia y la Marina Alta absorben una gran cantidad de visitantes desde la capital, cuando  las cifras de la incidencia covid se han conseguido reducir a mínimos esperanzadores.

 El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha apelado a las comunidades autónomas limítrofes a la Comunitat Valenciana a «mantener la prudencia» y «trabajar conjuntamente» para «restringir al máximo la movilidad» durante las vacaciones de Semana Santa y Pascua.
Así lo ha manifestado el jefe del Consell, tras mantener una reunión de trabajo con la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, asegurando que la posición de la Comunitat Valenciana es la de mantener las restricciones de movilidad vigentes entre las comunidades autónomas.
Al término del encuentro, el President ha explicado que se ha puesto en contacto con los presidentes de Aragón, Murcia, Castilla-La Mancha y Cataluña, así como con la presidenta de Baleares, para acordar una posición conjunta ante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se celebra hoy miércoles

En cualquier caso, es cierto también, que a pesar del cierre perimetral de la Comunitat, el dispositivo de control no dispone de los recursos necesarios para asegurar que no haya desplazamientos como han seguido detectándose.

La comunidades volverán a reunirse la próxima semana para cerrar definitivamente y si es posible, un acuerdo general que de momento no ha sido posible.