La Generalitat y los principales representantes de la hostelería y el ocio de la Comunitat Valenciana han constituido una mesa de trabajo para planificar de forma consensuada la desescalada de las restricciones vigentes por el coronavirus a partir del próximo 1 de marzo, fecha en la que está previsto que decaigan esas medidas.

Hasta entonces realizarán una reunión semanal -la próxima será el 23 de febrero- para aprobar los protocolos de esa primera fase y debatir las propuestas que vayan aportando los afectados en base a los datos que pueda arrojar la pandemia.

Una de las primeras peticiones de los hosteleros al gobierno valenciano es que se permita la apertura de las terrazas exteriores, con las pertinentes limitaciones, para que los bares, restaurantes y cafeterías puedan retomar su actividad en condiciones de seguridad.

Del mismo modo, la consellera de Sanitat, Ana Barceló, ha planteado la necesidad de que sea una desescalada «con cautela y con mesura», ya que «el objetivo es poder abrir los locales de hostelería y ocio con total seguridad tanto para los propios hosteleros como para la ciudadanía». Por su parte, desde el sector han querido destacar su «compromiso firme con la salud de los ciudadanos, porque sin salud no hay economía» y han explicado que ahora es momento de recoger las peticiones de los empresarios afectados por el cierre para trasladarlas a este grupo de trabajo.