Hoy la prensa valenciana, da por hecho que el Consell prorrogará las actuales restricciones más allá del 15 de febrero. Y es que los casos, a pesar de evidenciar un ligero descenso, no es suficiente, especialmente por la presión de los hospitales, las UCI y el número de fallecidos siguiendo a la cabeza de todas las comunidades autónomas. Hoy todavía se está por encima de los mil contagios (1119) por cada cien mil habitantes cuando la media nacional está ligeramente por encima de los 700.

La repercusión en los actuales sectores más perjudicados como la hostelería, es mayor, puesto que la ampliación tendría una fecha seguramente lejana, teniendo en cuenta que la Semana Santa este año cae en marzo. Ayer, el mismo Ximo Puig ya dejaba entrever que todavía era muy pronto para suavizar las medidas tomadas y entre las medidas, el cierre de la hostelería y el adelanto del cierre para el comercio se seguirían manteniendo. En el caso de la hostelería, esto podría ser un «golpe» definitivo para muchos de ellos.

El cierre perimetral de la Comunitat también está en juego y más de cara a esas vacaciones de pascua a las que se teme por los desplazamientos que pudieran generar. Como los cierres de las ciudades de más de 50.000 habitantes.

En definitiva, estas, son preguntas que se formularán a la Consellera de Sanitat, en su comparecencia habitual de los martes. Pero llegar al 28 de febrero igual como se está ahora, es algo que merece pocas dudas. Y más puesto que a pesar de todo, se siguen contabilizando grupos de personas que se saltan las restricciones cada fin de semana así como los brotes sociales que se dan sin descanso.

Respecto a la vacuna, otro de los factores a tener en cuenta, y que valoró el President como objetivo. Tener vacunada a las personas de mayor riesgo, sanitarios y residentes si se reciben como se espera, el doble de vacunas semanales respecto a las recibidas hasta hoy.