La Generalitat prevé profundizar esta semana en la relajación de las restricciones de la movilidad y la actividad social. Pero que nadie espere cambios espectaculares, advierten fuentes del Consell, que quiere llegar al verano con una pandemia bajo control después de la alta incidencia en la tercera ola del coronavirus en la Comunitat Valenciana

Uno de los cambios que está encima de la mesa es la ampliación de horarios en la hostelería, como por ejemplo que las terrazas puedan cerrar más tarde, aunque todo ha de verse en la comisión interdepartamental del Consell de este jueves, a la vista de los informes de los técnicos de Sanidad y de las consideraciones que realicen los expertos a los que consulta periódicamente el president de la Generalitat, Ximo Puig. Las nuevas medidas tendrían efectos a partir de la semana próxima.

En la actualidad, la hostelería tiene un horario único de cierre a las 18.00 horas en toda la Comunitat Valenciana y la propuesta que se baraja es que el cierre de las terrazas se pueda demorar ahora que las horas de luz también crecen. No está descartado que la decisión pueda afectar también a los interiores.

De momento, el avance en la relajación de medidas contra el coronavirus se ve impulsado por los buenos datos de incidencia: aunque ha aumentado ligeramente, la Comunitat Valenciana se mantiene como la de menor riesgo en España, con cifras mucho más bajas que la media.