El secretario para la Unión Europea y Relaciones Externas, Joan Calabuig, ha solicitado a la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, Stella Kyriakides, que se ofrezca confianza a la ciudadanía resolviendo «cuanto antes» la situación de la vacuna de AstraZeneca.

Calabuig, ha realizado esta petición durante su intervención telemática en el pleno del Comité de las Regiones, celebrado este viernes, en el que ha participado en representación de la Comunitat Valenciana y cuyo eje central ha girado en torno a la situación de la pandemia de la COVID-19 en Europa.

En este sentido, Calabuig ha destacado que que «es urgente que, cuanto antes, se resuelva la situación de la vacuna de AstraZeneca para «poder proseguir con el proceso de vacunación con agilidad y con la confianza» de la ciudadanía.

En la misma línea, Calabuig ha destacado «el decidido apoyo de la Comunitat Valenciana» para la aplicación y el desarrollo del pasaporte verde digital como instrumento esencial para «garantizar la seguridad de los ciudadanos y la recuperación de la movilidad, de forma que permita también la recuperación económica y social».

Por otro lado, el secretario para la Unión Europea ha destacado los esfuerzos de la Comisión Europea en la lucha contra la pandemia, «en unas circunstancias excepcionales, y con unas competencias muy limitadas por los Tratados».

Para Calabuig, «es imprescindible avanzar en la Unión Europea de la Salud, con el refuerzo de la Agencia Europea del Medicamento y el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades».

Asimismo, el secretario para la Unión Europea y Relaciones Externas ha subrayado la necesidad de apostar por nuevos instrumentos para «poder responder mejor y más rápido ante este tipo de situaciones».

Paralelamente, Joan Calabuig ha destacado la importancia de reforzar los sistemas nacionales de salud para que «estos nunca más vuelvan a sufrir recortes, como sucedió en la respuesta a la crisis de 2008».

En este sentido, Calabuig ha recordado que muchas regiones europeas se encuentran en la primera línea de la lucha sanitaria, en la que tienen una amplia responsabilidad, como también la tienen en la respuesta a las consecuencias sociales y económicas de la pandemia.