La Comunidad Valenciana está resistiendo el repunte de contagios de coronavirus tras las fiestas de Semana Santa y, en el último mes, se ha consolidado como una de las regiones del mundo con una menor incidencia del Covid-19. Así lo ha anunciado el propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, a través de sus redes sociales, con un a incidencia de 34,6 positivos por cada 100.000 habitantes, situación que llevamos arrastrando desde el pasado mes de marzo.

Además, en comparación con otros países europeos, la autonomía también se encuentra entre los lugares con menos coronavirus.

En la misma línea, según las cifras facilitadas por el Ministerio de Sanidad, la Comunitat Valenciana también está por debajo de la incidencia de la mayoría de países de fuera de Europa con más casos confirmados.

Esto ha ocurrido, en parte, a causa del establecimiento de las restricciones más duras del país y por el nivel de vacunación de la región, que ha inoculado el 90,4 por ciento de las dosis que ha recibido, la segunda mejor autonomía del país.