En el momento actual si hoy se celebraran elecciones, probablemente elegiría la ABSTENCIÓN. El año pasado ante las elecciones que se celebraban en estos días, escribí lo que desarrollo más abajo. Mucho de lo expuesto en mi artículo está en plena vigencia, en líneas generales lo suscribo, eso sí con matices, es lo que tiene la constante evolución. Me cansa un poco todo este rollo político, pero también mucho del rollo social, mediático y general. Pero en fin, los hombres libres también nos equivocamos y mucho. Eso sí, estoy harto de tanta corrección política y de tanto sectario que no reconoce los aciertos del contrario por pura posición ideológica y en consecuencia estrechez mental. Esto escribí hace un año.

PESE A QUE LA POLÍTICA ES UNA BESTIA QUE NOS DEVORA, AQUÍ VIENE MI DECLARACIÓN DE INTENCIONES:

Mi voto el Domingo será para el PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL

Creo que como ciudadano, artista y opinador social debo argumentar mis opiniones en algunos aspectos.
He dicho en muchas ocasiones y lo reitero otra vez, que tengo una cabeza «liberal», un alma «libertaria» y una pelvis «libertina». Que mi corazón es «rojo» en un sentido tradicional porque de ahí viene mi compromiso y mis valores como humano con la generosidad, la igualdad y la fraternidad con los diferentes, los débiles y los necesitados.
Que pienso que en pleno S XXI hay que preguntarse demasiadas cosas acerca del ser humano y de su organización social. Que la desigualdad extrema, la pobreza, la manipulación mediática y otras armas del Sistema (de este que conocemos pero muy posible también de otros venideros), así como la unificación y homogenización de actitudes, ideas y comportamientos de los individuos con el fin de controlar a los ciudadanos, en el fondo muy poco libres, son las bases de nuestra realidad.
Pienso que habría que superar al perverso Sistema con un desarrollo de las potencialidades individuales del ser humano y el encuentro con otros, en otras maneras de ver la vida en general y el desarrollo de la organización ciudadana en particular.
Asimismo pienso que un día se superarán los esquemas de izquierda/derecha, que desaparecerán muchas ideologías y que iremos o bien hacia un estadio superior o hacia el abismo.

Que dicho todo esto y asumiendo que muchas veces somos reduccionistas, entonces me considero un «tipo» de izquierdas. Y dentro de lo que se entiende como izquierda, estoy en una izquierda ilustrada, de reformismo radical y librepensadora. Que estoy lejos de esa izquierda «conservadora» que como ayer, representa por ej. Julio Anguita, y por supuesto del oportunismo y travestismo político de Pablo Iglesias. Que estoy contra los ortodoxos, sectarios, rencorosos y vengativos que sacan a relucir lo peor de sus tics «estalinistas». Los conozco de cuando en mi infancia y juventud, en pleno franquismo y post ( estuve en el PSOE entre el 73 y 78 creo recordar, luego me hice hippie, glam, friki, popi, y un largo etc, jaaaaaaaaa!!!! ) y en la Universidad, siempre estaban intentando manipular y controlar todo. Los sociatas, los ácratas, algunos troskos y las liberales, que estaban por cierto «muy buenas» (no soy ni quiero ser política ni terminologicamente correcto) éramos más divertidos. Ellos eran más de comunión y consigna diaria, muy aburridos como siguen siéndolo ahora pues no han cambiado nada, aunque «Jesús y Jesusito» ( Iglesias y Garzón ) y sus «Apóstoles» ( la dirección podemita ) jueguen a todo y nada. A cuanto peor mejor para sus ambiciones e intereses. De esa izquierda estoy muy lejos.

De la derecha para que hablar. Siempre he dicho que España necesita una derecha «ilustrada y regeneracionista». La representada por el PP y su líder actual no es más que el polo opuesto pero al mismo tiempo tan parecido de esa izquierda conservadora de la que antes hablé.
Los conservadores de derecha españoles es que son muy pero que muy conservadores, sectarios, gregarios, defensores de cierta clase social y casta, nada integradores y bastante elitistas o populistas, depende de la ciudad, pueblo o barrio donde vivan. Por supuesto que hay bastantes excepciones, faltaría más. En nuestra sociedad hay mucha transversalidad. Y si yo no apoyaría nunca a «este PP», no digo que algún día estando incluso en las antípodas, podría apoyar coaliciones de todo tipo. No soy un «tarugo sectario».
Pero en fin, hoy prefiero a los que se llaman centristas (término por otra parte que me da risa), o digamos que se mueven en el espectro del liberalismo social, por ej., Ciudadanos. Yo aplaudí el pacto entre éstos y socialistas, al que no quiso sumarse Podemos con la excusa del programa (cuando negocias con alguien todos ceden) y que nos ha llevado a nuevas elecciones por la estrategia de «sorpassar» al Psoe, como intentó Anguita hace muchos años en una repetición de aquélla famosa «pinza» con el PP. Hay que ser muy cándido, muy iluso o ser muy sectario para no ver algo tan evidente. Iglesias acudió a aquella reunión a tres con la intención de dinamitar un buen pacto de cambio por su ambición personal y sus maquiavélicas intenciones. Pero Ciudadanos, son demasiado light, no he tomado soma y por ahora «va a ser que no».

Y por fin…porqué voto al PSOE ?. …Pues porque aunque crea que su líder como el resto de líderes de los otros partidos, tienen un pronunciado déficit de carisma, brillantez, nuevas ideas, rupturas e ideas atrevidas en las formas y en el fondo, creo que el Gabinete que tiene en marcha, me parece de lo más sensato, preparado, versátil y profesional de todas las candidaturas en liza. No me quiero imaginar más PP/Rajoy ni un gobierno encabezado por Iglesias/Podemos. Creo que para acometer las reformas profundas, disminuir las desigualdades y oxigenar el patio de la corrupción y detener el tráfico institucional de bastardos intereses, el Gobierno diseñado por Pedro Sánchez es el mejor gobierno posible.

Por otra parte, el PSOE «se lo tiene que mirar muy mucho»: endogamia partidista, baronías territoriales mediocres, lideresa andaluza (uf!!), etc. . O hacen un partido abierto, moderno, cosmopolita, que mire menos a su ombligo y con menos funcionariado partidista, o lo van a tener claro. Porque son un sopor y no ilusionan nada.

Bien…. Resumo….yo que creo en una Rie-volución para seres libres y felices, y que me gustaría convivir en otra sociedad y que pienso que un día debe superarse el Sistema y sus mentiras, creo que me presento como un tipo moderado y sensato. Y porque mi radicalismo democrático me pide que elija la opción de «cambio» que más se acerca en este momento a la necesaria regeneración, y respetando ante todo la libertad de los demás para elegir otras opciones, incluso otras minoritarias de las que se habla poco, así como el respeto a los abstencionistas o aquellos que gozan de un descreimiento general, digo que Yo, Jorge Albi, ciudadano INDEPENDIENTE y LIBREPENSADOR votaré el Domingo al PSOE.