Podía ser cualquier ciudadano de los que vienen quejándose de la actitud de los incívicos que no respetan ya no solo el horario de depósito de basura, si no que depositan cualquier objeto que sobre todo en fin de semana cuando no se recoge y todo el mundo prácticamente lo sabe, deja una imagen de ciudad lamentable. Más cuando esta semana se aprobaba un nuevo pliego de condiciones que en teoría ha de mejorar el servicio y los actuales contenedores.
El mismo alcalde de Dénia colgaba en internet la explícita foto y se lamentaba de los hechos:

«Domingo, a las séis de la tarde, entre las calles de les Portelles y Moncada.
Y continúan pasando estas cosas al tiempo que reclamamos una Dénia más limpia…
Ya podemos modernizar y mejorar el servicio de limpieza urbaba, invertir más y más dinero de todas y todos, lanzar campañas de concienciación. Si somos sucios, la ciudad estará siempre sucia.

 200.000 € anuales cuestan en el pueblo los servicios extra para atender los efectos del incivismo y la irresponsabilidad».