El gobierno de España presentará un programa de inversiones para la modernización de la línea Xàtiva-Alcoi, así como un calendario cierto y realista para desarrollar el proyecto de Tren de la Costa, comenzando por el tramo Gandía-Oliva-Denia en el presente ejercicio, y planificando para los siguientes los tramos Benidorm-Alicante y Alicante-Torrevieja. Asimismo, llevará a cabo las modificaciones presupuestarias necesarias para poner en marcha estas actuaciones y consignará una dotación presupuestaria suficiente para desarrollarlas en los próximos años».

MOTIVACIÓN

Los presupuestos para 2017 recogen inversiones en la línea Xàtiva-Alcoi y en el Tren de la Costa (tramo Gandía-Oliva-Dénia), pero las cantidades consignadas son irrisorias.

Para la línea Xàtiva-Alcoi, específicamente, no aparecen más que 50.000 euros en la provincia de Valencia, y la misma cantidad en la de Alicante. Se trata de una cantidad muy insuficiente, que debe ser incrementada para atender cuanto antes las deficiencias más urgentes del servicio, cuyo nivel de deterioro es tan alto que se hace necesario poner en marcha un programa de mejora y modernización de la línea.

Los recursos destinados a la puesta en marcha del Tren de la Costa no son mayores: menos de 100.000 euros repartidos entre las provincias de Alicante y Valencia para el tramo Gandía-Oliva-Dénia. El estudio informativo que presentó el Ministerio hace unos meses evaluaba la infraestructura fundamentalmente desde el punto de vista de su rentabilidad económica (utilizando parámetros muy discutibles y cometiendo errores de bulto), sin ponderar adecuadamente factores sociales, medioambientales o de vertebración del territorio. Además, el Ministerio no ha dado respuesta a las muchas alegaciones que se presentaron, y que avalan la necesidad de poner en marcha esta infraestructura, fundamental para la vertebración de la Comunitat Valenciana y para la apuesta por el transporte público en las comarcas del litoral valenciano.

Estas comarcas necesitan servicios ferroviarios que puedan mejorar la movilidad de una zona del territorio que tiene una población y actividad, sobre todo turística, muy importantes. Sin embargo, comarcas como las de las Marinas Alta y Baixa no disponen de las infraestructuras de transporte adecuadas para esa realidad, ya que no cuentan con conexión ferroviaria con el resto de la red de interés general y que únicamente disponen, como ejes vertebradores del territorio, de la carretera nacional N-332, con graves problemas de capacidad y saturación, y la autopista de peaje AP7.