El Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana ha admitido a trámite la queja
presentada por la Plataforma Obrim el Centre contra la decisión del Ayuntamiento de Dénia de dejar
permanentemente levantados los bolardos que cierran al tráfico la Glorieta y la calle Marqués de Campo.
Obrim el Centre ha pedido el amparo del Síndic al considerar que la administración dianense está
actuando en contra de sus propios actos administrativos y “pone en riesgo nuestros derechos más
fundamentales”. Considera la plataforma que si bien el Ayuntamiento tiene competencias plenas sobre el
tráfico interno de la ciudad, el pleno municipal aprobó en dos ocasiones el Plan de Movilidad incluido en
el PGE, en los plenos del 8 de abril de 2019 y el 17 diciembre de 2020, y que dicho plan prevé una serie de
infraestructuras y actuaciones previas a la peatonalización de la calle que no se han ejecutado.
Es más, en el Plan Estratégico de Dénia, contratado también por el equipo de Gobierno, se
apuesta asimismo por la peatonalización siempre posterior a una actuación integrada en la zona que
tampoco se ha hecho. Por este motivo, y pese a las competencias municipales, la decisión del cierre de la
plaza de la Glorieta y la calle Marqués de Campo podrían ser considerados actos arbitrarios y así se pone
de manifiesto en el documento elevado al Síndic.
Derecho de acceso
Debido a ello, con este cierre, indica Obrim el Centre, “los vecinos no podemos acceder de
manera normal a nuestras viviendas, ni tan siquiera para descargar enseres o acceder con personas de
movilidad reducida, como es nuestro derecho”. En el caso de los comercios, la hostelería, los
establecimientos de todo tipo y el Mercat Municipal “están sufriendo graves pérdidas económicas”. En lo
que respecta a los profesionales establecidos en oficinas en la zona “no pueden acceder con normalidad,
ni tampoco las personas que trabajan en el centro”, hasta el punto de que “las furgonetas de reparto se
ven obligadas a estacionar en doble fila junto a los bolardos que cierran la calle, lo que provoca no pocos
atascos.”
Pruebas documentales
En su queja, la plataforma relata también el resultado de las reuniones mantenidas con los
responsables municipales a este respecto, como la explicación dada sobre que “si la calle se abría al
tráfico, los hosteleros no podrían sacar mesas al aire libre”, lo que en opinión de Obrim el Centre es falso.
Las aceras de la calle Marqués de Campo miden entre 4 y 4,50 metros “por lo que la distancia de
seguridad se cumpliría de sobra aún con las mesas sobre las aceras”. Además, en otras calles de similares
características, sí se ha permitido que los hosteleros sacaran mesas a la vía pública sin cerrar el tráfico,
para lo que se aportan también pruebas documentales ante el Síndic.
En el escrito de admisión a trámite, el Síndic informa a la plataforma que “hemos solicitado al
Ayuntamiento de Dénia que nos informe sobre las determinaciones del plan de movilidad y del plan
estratégico de Dénia en relación con la peatonalización de la calle Marqués de Campo y plaza de la
Glorieta, y cualquier otro aspecto referido al cierre de las citadas vías al tráfico rodado”.