El Partido Popular denuncia que, de nuevo, el PSOE ha preferido utilizar su mayoría absoluta a las herramientas democráticas del diálogo y la transparencia en un tema tan sensible como es la Residencia Santa Lucía.

Los Populares afirman que esta semana se han llevado a cabo las comisiones informativas de todas las áreas municipales, y en ninguna de ellas se ha comentado la intención por parte del PSOE de devolver la gestión de la Residencia a la Conselleria. No obstante, el equipo de Gobierno sí ha anunciado dicha decisión a bombo y platillo a través de comunicados. A cosa hecha.

Desde el Partido Popular se pone de manifiesto que existen muchas dudas en torno a qué va a pasar, en caso de que se haga efectiva esta entrega, con los residentes: ¿se les va a subir las cuotas para que dicha instalación deje de ser deficitaria? ¿Qué prioridad tendrán los vecinos de Denia a la hora de acceder a la Residencia? ¿Habrá plazas reservadas para nuestros mayores? ¿En qué situación quedarán los trabajadores?

En el año 2014, cuando se planteó esta misma situación con el Gobierno del PP en Dénia, recibimos una propuesta de la Conselleria en este mismo sentido. Pues bien, la sociedad dianense se opuso por completo a que la gestión de la residencia pasara a manos del Consell. El temor era que este primer paso condujera a una privatización del centro, que ya se había descartado años antes.

¿Saben que hicimos los Populares? Sentarnos, dialogar con la Asociación Pro-Residencia, hablar con el resto de partidos políticos, y finalmente decir NO a la Conselleria, para, de esta forma, mantener la titularidad municipal del centro. Una titularidad a la que el actual equipo de Gobierno tiene previsto renunciar sin haber realizado la más mínima consulta social ni política, imponiendo su mayoría absoluta. ¿Es legal? claro. ¿Es ético? …

En opinión de los Populares es lamentable que una decisión de tal envergadura no haya sido ni tan siquiera informada a los grupos de la oposición, aunque es acorde con el modus operandi del “ordeno y mando” que cada vez más a menudo muestra el equipo de Gobierno.

“Con las mayorías absolutas no vale todo”, apunta María Mut, portavoz del grupo Popular. “Lo mínimo que se merece esta ciudad es que al menos todos los grupos políticos que representamos a los vecinos, participen en el debate, en vez de enterarse por la prensa, más aún cuando se trata de una decisión de este calibre”.

Para el Partido Popular, algo así no puede dejarse al criterio del “porque yo lo valgo”, hay que tener claros muchos puntos que van a afectar a nuestros vecinos, muchas cuestiones que necesitamos saber y existen demasiados interrogantes en el aire en torno a este asunto. Una vez más, vergonzoso.