Conocedores de la importancia de los tres puntos en juego, al tratarse de dos rivales directos por la permanencia y siendo la última jornada de la primera fase, el CFS Mar Dénia recibía al Salou FS con el apoyo en las gradas de un centenar de aficionados, que cumpliendo las reglas del 30% de aforo, no pararon de animarles.

Desde el pitido inicial, ambos conjuntos imprimieron un fuerte ritmo en busca de la victoria y no tardaron en llegar las primeras ocasiones. El conjunto dianense trataba de tomar el control del balón, pero las continuas imprecisiones obligaban más al desgaste físico en rápidas contras y vueltas a la defensa que al dominio del balón. Sin claro dominador en el juego, se llegaba al descanso con el resultado de 0-0.

La segunda parte comenzó igual, con demasiadas pérdidas de balón que poco a poco minaba la confianza de los jugadores dianenses, provocando un nerviosismo poco alentador. En el minuto 24 tras una pérdida del bnalón en ataque, el Salou lanzaba una rápida contra y hacía el 0-1 y en la siguiente jugada un nuevo pase fallido era interceptado por un contrario y de tiro exterior anotaba el 0-2. Se complicaba el partido y aunque un minuto más tarde, Curro hacía el 1-2 tras elevar el balón sobre el portero, los jugadores de Javi Arnau no terminaban de asentarse en la pista y se cargaban de faltas. En el minuto 27 la pareja arbitral expulsaba a Edu Romany tras dos faltas consecutivas castigadas ambas con tarjeta amarilla, dejando a los locales en inferioridad por dos minutos. Dos minutos que encerrados en su área conseguían mantener la portería a cero. El partido estaba totalmente descontrolado y cualquier cosa podía pasar y más cuendo en el minuto 31 tras una falta al borde del área visitante, Juanjo anotaba poniendo el 2-2 en el marcador. Restaban ocho minutos y se había conseguido igualar el marcador. Ambos conjuntos tenían sus opciones, pero el cuadro dianense con la losa de las cinco faltas se veía obligado a disminuir la presión en defensa y fruto de ello en el minuto 35 tras una internada por banda llegaba el 2-3. El Mar Dénia arriesgaba y ponía en pista portero jugador, pero en ésta ocasión y aunque disfrutó de buenas ocasiones, no consiguió anotar y el partido terminaba con el resultado definitivo de 2-3.

Ahora, una vez finalizada la primera fase y con una semana de parón liguero, toca empezar a preparar los siguientes enfrentamientos ante los seis conjuntos del grupo 3A y luchar por una permanencia nada fácil, dado que de los 12 equipos en lucha, serán siete los que pierdan la categoría.