La concejalía de Deportes coordina desde esta semana los trabajos de traslado de las dos pistas de pádel ubicadas hasta ahora junto al palau d’Esports Municipal.

Las canchas serán desmontadas para dejar libre esta parcela, donde próximamente se construirá la piscina municipal, y se reinstalarán en la zona deportiva de Les Mesquides. La obra ha empezado por la preparación del nuevo emplazamiento, incluyendo la instalación de un nuevo alumbrado. Después se trasladarán las pistas y sus cerramientos de cristal.

Según ha explicado el concejal de deportes, Alberto Tur, los trabajos se han planificado de manera que las pistas puedan seguir operativas hasta último momento.

El proyecto, con un coste de 38.700 euros, es uno de los pasos preparatorios para la construcción de la piscina cubierta municipal, una obra muy demandada tanto por su utilidad deportiva como terapéutica y que ya está en fase de adjudicación. El Consistorio está evaluando las propuestas de las tres empresas que se presentaron a la licitación pública para construirla.

La piscina tiene un presupuesto de salida de 5 millones de euros, de los que 3 millones serán financiados por la Generalitat. La infraestructura tendrá dos vasos de piscina y una sala de actividad dirigida a la gimnasia y mantenimiento físico. La piscina principal (de 25 metros de largo por 12,50 de ancho) será de carácter polivalente y la secundaria (de 12,50 por 10 metros) la dedicada a la enseñanza actividades complementarias o de familiarización a la natación, tanto para niños como para adultos, y sobre todo a la natación rehabilitadora. Estará homologada para acoger competiciones de carácter provincial, con un graderío de tres filas, los vestuarios aptos para equipos y una pequeña cafetería.