Agentes de la Policía Nacional de Dénia ha detenido a una mujer de origen colombiano, que se había trasladado desde Ibiza a Dénia y que pertenecía a una organización criminal que se dedicaba a la trata y explotación de personas extranjeras dentro de la extendida delincuencia que engaña a mujeres de otros países y que por un trabajo por el que suele pagar una cantidad que les hipoteca, quedan atrapadas en la red y obligadas normalmente a prostituirse.

En este sentido, dentro de la operación llamada ARCO, fue Ibiza el punto de inicio de la operación en la que fueron detenidas diez personas con el consiguiente registros de varios domicilios en los que se encontró, dinero, aparatos electrónicos, listas de contactos etc.

La huída de la detenida para residir en la península, sirvió para detectarla y detenerla en Dénia.

La detenida formaría parte de la organización que estaba perfectamente estructurada, con una cúpula que dirigía en todo momento la actividad delictiva, tomando las decisiones sobre captación de nuevas mujeres, localización de nuevas viviendas, y la publicidad de los contactos sexuales a través de distintas páginas web, gestionando y blanqueando los ingresos obtenidos; un segundo escalón otras personas de confianza se encargaban de hacer las recaudaciones y presionar y coaccionar a las mujeres, y en un nivel inferior estaban las encargadas, que controlaban férreamente los contactos de las víctimas y los cobros a los clientes, dentro de las cuales se encontraría la ahora detenida.

La red explotaba sexualmente a las mujeres en pisos en los que vivían hacinadas, en habitaciones con varias literas, donde dormían y hacían la vida diaria, tanto en la ciudad de Ibiza como en otras ciudades de la península, captando a las mujeres aprovechando su situación de especial vulnerabilidad, al carecer de recursos económicos y tener cargas familiares para la cuales ellas se convertían en el principal o único sustento económico.

La investigación sigue abierta, y no se descartan más detenciones.