Han sido meses y meses antes de que comenzase la liga que el campo Diego Mena donde juega sobre todo sus partidos el CD Dénia, en los que los partidos que comenzaban con el cambio horario, se jugaban en sus segundas partes en penumbra ya que al menos siete de los focos de las cuatro torres de iluminación estaban fundidos.

Por fin esta semana se daba la orden a la empresa para que sustituyera los estropeados que daban una lastimosa imagen y que además no era la situación aconsejable para la disputa de un encuentro. Esta mañana, finalmente «se hizo la luz» y el campo ya presenta otra imagen.

Ahora queda «atacar» el marcador electrónico que lleva dos temporadas o más sin funcionar.