El Ayuntamiento de Xàbia someterá a votación en el pleno de este mes una moción presentada por el alcalde para dedicar a Vicente Bisquert Riera, más conocido como Vicent de Gràcia, un espacio público del municipio.

Según reseña la propuesta del primer edil, José Chulvi, Vicente Bisquert es el principal exponente a nivel local de la artesanía en piedra tosca, el material más particular de la arquitectura de Xàbia. “A Vicent de Gràcia  le debemos las obras y elementos escultóricos de tosca más característicos del pueblo: la fuente de la plaza de la Iglesia, la fuente y el monumento de la plaza-jardín de la calle Loreto, la fuente de la plazoleta del Convento, los balcones de la casa Abadía, muchos de los retablos y otros elementos escultóricos de la iglesia-fortaleza de San Bartolomé, además de otras obras singulares como su monumento funerario al cementerio viejo de San Juan”, enumera el alcalde.

Además de su indudable huella artística, Vicent de Gràcia fue una persona peculiar, emprendedor y con una enorme capacidad para aprender y desarrollar cualquier empresa de las muchas que tocó en su vida.  Es por ello que el ejecutivo local piensa que es merecedor de un gesto de aprecio y reconocimiento público para reivindicarlo, que esté presente en la memoria colectiva y sea recordado por las próximas generaciones.

En este sentido Chulvi avanza que se ha pensado en dedicarle la plazoleta ajardinada existente entre las calles Muret, Loreto y Escola, ya que reúne dos ejemplos de su obra -la fuente dedicada a Virgen del Loreto y el baldaquino o monumento de la cruz cubierta- además de estar muy cerca de la cruz conocida como la del Raval de la Mar o la Puerta de la Mar, también rehecha por este maestro tosquero.

Aprovechando que el Ayuntamiento tiene previsto rehabilitar el monumento principal (la cúpula presenta síntomas de hundimiento y también se repararán las gárgolas, los sillares y las pilastras, se repondrá uno de los pináculos, entre otras acciones rehabilitadoras, y se limpiará todo el monumento con agua a presión) y retirar los símbolos de la dictadura que todavía perviven al monumento (un escudo preconstitucional y el yugo y las flechas de la Falange para ser conservados a los almacenes del Museo, cumpliendo así con el artículo 15.1 de la Ley 52/2007 de Memoria Histórica), el alcalde propone al pleno de la Corporación iniciar el expediente para dedicar la plazoleta al maestro tosquero e instalar una placa con su nombre y un panel informativo con sus principales datos biográficos y de su obra.