El Ayuntamiento de Xàbia, por segundo año, regulará el acceso en coche a la cala Granadella para evitar su colapso durante el verano. Siguiendo el mismo sistema que la temporada pasada, se ha instalado una barrera en la carretera de la Granadella (a la altura de las calles Verderol y Teuladí) que se bajará cuando las plazas de aparcamiento en la cala estén completas.
La regulación estará activa desde mañana martes 10 de julio hasta el 30 de agosto y lleva aparejado un sistema de transporte gratuito que el Ayuntamiento pone a disposición de los bañistas.
Este año el servicio se realizará con un trenet que desde las 11 a las 20 horas realizará una ruta circular desde saldrá la Guardia Park, con una frecuencia de paso de 45 minutos. El departamento de Servicios ha habilitado en la confluencia entre las calles de L’Oroneta y La Falzia el punto de recepción de los usuarios de este transporte público con una parada resguardada del sol y un área de aparcamiento, también gratuito, con 69 plazas.
Recordar que cuando la entrada en vehículo particular está restringida, los residentes y trabajadores de la cala disponen de una tarjeta identificativa para circular libremente.
Esta medida, que ya se ensayó el verano pasado, trata de evitar una saturación de la cala que dañara su medioambiente y mermara la calidad turística. Y sobre todo, reducir el caos circulatorio (que incluso podía poner en riesgo la seguridad y dificultar la evacuación o el acceso de vehículos de emergencia ante una hipotética situación de peligro) que se produce cuando está completo el aparcamiento, ya que tras el cierre del cauce del barranco solo está permitido estacionar en la calle Pic Tort y el terreno municipal del antiguo cuartel de la Guardia Civil.