Desde principio de año, la Fundación Nueva Cultura del Agua está realizando en Xàbia un estudio para elaborar un plan de gestión de los riesgos por sequía, un escenario cada vez más probable por el cambio climático. Para ello, ha trabajado codo a codo con la empresa municipal de aguas, Amjasa, y con representantes de colectivos muy presentes tanto en la gestión del servicio como en su uso a nivel doméstico o industrial.

Hoy el proyecto SeGuía presentaba sus primeros resultados en unas jornadas celebradas en la planta desaladora, que ha abierto el alcalde, José Chulvi, y en las que han participadorepresentantes técnicos de la Fundación Nueva Cultura del Agua, de la Oficina de Planificación Hidrológica de la  Confederación Hidrográfica del Júcar y de Amjasa.

Algunas de las medidas que propone este proyecto para la fase de prevención son potenciar las campañas de concienciación y sensibilización, con acciones como utilizar la factura del agua como instrumento de comunicación y concienciación social en el que se informe del coste real del agua desde su origen hasta que llega al consumidor.

También la revisión de las tarifas del agua para incrementar su progresividad, es decir, penalizando los consumos más altos sobre todo en periodos de sequía, o implementar una ecotasa que facilite la financiación de las medidas de concienciación y ahorro y la mejora del ciclo urbano del agua.

Otra línea es la que aconseja buscar un modelo urbanístico más sostenible, con viviendas hidráulicamente eficientes, es decir que incorporen sistemas de captación y aprovechamiento de aguas pluviales y de reutilización de las residuales para riego.Y promover los jardines mediterráneos que exigen mucho menos riego.

Estas ideas, además de otras de carácter de coordinación o técnico (como mejorar la eficiencia de la red de abastecimiento, aumentar de la capacidad de la planta desaladora con un quinto bastidor de manera que exista un margen de maniobra en períodos de sequía o aprovechar las aguas pluviales para riego de parques y jardines públicos) se debatirán en el Observatori del Agua, el órgano de participación ciudadana que puso en marcha el Ayuntamiento hace unos dos años para debatir las políticas hídricas.

En este sentido, el alcalde, José Chulvi, ha agradecido hoy esta participación en los talleres de trabajo que han servido para desarrollar un diagnóstico de las vulnerabilidades y fortalezas del sistema de abastecimiento en Xàbia.

El regidor se ha mostrado convencido de que hay que dar un paso adelante en la planificación de políticas de prevención y de actuación ante algo tan grave como es el riesgo de sequía, avanzándose a un problema que en Xàbia ya ha dado avisos de su gravedad.

Chulvi ha puesto en valor que Amjasa, empresa 100% municipal, ya fue pionera a la hora de construir una planta de desalinización para garantizar suministro y ahora se preocupa por aplicar políticas de racionalidad y eficiencia energética y se suma a proyectos como el de planificar la gestión de sequías.

Por su parte, desde la Fundación Nueva Cultura del Agua (un organismo que está liderando una transición de las políticas del agua a criterios adaptados al impacto del cambio climático), su presidente Abel de la Calle, ha dejado claro que hacer frente al riesgo de sequía ha de ser un compromiso público pero también social, ya que la ciudadanía es imprescindible para aplicar las medidas de uso racional.