El Ayuntamiento de Xàbia reabrió este viernes el puente de Triana al paseo de peatones y al tráfico rodado. A pesar de que no se había programado ninguna inauguración oficial, decenas de vecinos se congregaron junto al nuevo puente para ser testigos de la puesta en servicio de esta infraestructura, muy importante para la movilidad urbana y que mejora tanto la seguridad como la estética de la primera línea de costa. Había ganas de ser de los primeros en cruzarlo bien a pie o en bicicleta.

El alcalde, José Chulvi, ya ha firmado la recepción de la obra y la empresa constructora, Vilor S.L. retiraba los precintos y los últimos elementos de protección. Con este trámite se ponía fin a un proyecto que ha arrastrado numerosas vicisitudes desde que en 2007 una riada del Gorgos dejara la estructura del anterior puente en precario.

Esta obra ha supuesto una inversión municipal de 487.381 euros que ha contemplado la demolición del antiguo puente, la construcción de uno nuevo de único ojo y con un diseño sencillo, ligero y que produce un efecto visual “flotante”. La obra incluye aceras en voladizo cubiertas de madera de iroco, barandillas en metal y con un diseño que permite las vistas, iluminadas en led por las noches y sobre todo, accesibles para personas con movilidad reducida.

También se ha reurbanizado la conexión entre el puente y la avenida Marina Española. Solo queda pendiente una obra complementaria: la retirada de la base del antiguo puente –ya prevista, con consignación presupuestaria lista y en fase de contratación.