El Ayuntamiento de Xàbia ha celebrado hoy un pleno de carácter extraordinario en el que se ha aprobado por unanimidad el plan de reactivación económica y social frente a la crisis provocada por la pandemia de la Covid19 y para el que el municipio tiene reservado inicialmente un total de 6 millones de euros.
El Consistorio ha autorizado un documento marco que regula las distintas fórmulas de ayuda propuestas por la administración local. Entre ellas una línea de subvenciones directas de 1.500 euros (cuyas bases también ha aprobado el pleno) dirigidas a autónomos, microempresas y pymes que hayan visto afectada su normal actividad. Este plan está dotado inicialmente con 1’5 millones de euros y, en el caso de que el Gobierno permita utilizar libremente el superávit municipal, podría elevarse a 3 millones.
También dirigido al empresariado se ha programado una segunda línea de apoyo económico para después del verano utilizando los importes remanentes de la primera fase de actuación de este plan integral en ayudas a aquellas empresas que han hecho ERTEs y tienen que mantener la ocupación 6 meses para no tener que volver las cantidades bonificadas o en las cotizaciones de la seguridad social para los que opten por el autoempleo.
Este plan, bautizado como “Recuperem Xàbia” también recoge medidas de carácter tributario como las ahora vigentes (suspensión temporal del pago de impuestos municipales y tasas por servicios que no se están prestando) y las que se activarán en cuanto acabe el estado de alarma: suspensión de la tasa de ocupación de la vía pública, ampliación de todos los plazos donde sea técnicamente viable, devolución de la parte proporcional de las tasas por aquellos servicios que no se ha podido prestar, abonos para las instalaciones deportivas y el estudio de bonificaciones y/o ayudas en tributos de la próxima anualidad.
Otra de las patas de esta estrategia es el programa de empleo social y urgente para este año, cuya dotación sube a 500.000 euros, y que permitirá contratar a 34 personas que estén en una situación económica límite y necesitan incorporarse al sistema laboral de manera urgente. Las bases de esta convocatoria es otro de los puntos que se llevaba a votación.
También se han incluido acciones sectoriales que ya se están gestionando, como un plan de choque en urbanismo para agilizar la tramitación de licencias de obra y actividades y la activación de la tramitación electrónica de las compatibilidades urbanísticas. Y las encaminadas a afianzar la promoción turística en esta situación atípica o al apoyo técnico que se ofrece al empresariado del sector.
Una de las medidas concretas que ha dado luz verde este pleno es la supresión de la tasa por ocupación de la vía pública, una fórmula para apoyar a la hostelería y que supondrá un ahorro al sector de unos 200.000 euros y que será asumido por el Consistorio. El ejecutivo también ha incluido un cambio en la ordenanza que regula esta tasa para, de cara al futuro, poder actuar con más agilidad en caso de cualquier situación de emergencia.
Por último, el plan reseña la estrategia a nivel de servicios sociales, departamento al que el Ayuntamiento ya ha dotado de 2’8 millones de euros para atender las peticiones de ayudas de emergencia y servicios básicos y las necesidades sociales que vayan surgiendo a causa de esta pandemia, como por ejemplo el previsible aumento de solicitudes de demanda del Servicio de Asistencia Domiciliaria (SAD) por el rechazo que puede provocar esta crisis al ingreso en residencias. Y también el fondo social de un millón de euros aprobado por Amjasa para, una vez retome la facturación, destinarlo a subvenciones o exenciones de los recibos del agua a las familias, pymes o autónomos que lo necesitan.
Otras medidas que se incluyen en esta planificación son las que faciliten las distancias sociales adecuadas para frenar esta pandemia (como promover la peatonalización y/o ampliación de espacios públicos o reorganización del tráfico) y las que tengan utilidad para cuidar la salud pública.