El Ayuntamiento de Xàbia llevará al próximo pleno la aprobación del proyecto de ejecución de la piscina cubierta municipal, redactado por el estudio de arquitectura RAIZDE3 y que finalmente asciende a cinco millones de euros.

Este trámite llega después su aprobación inicial en la Comisión de Urbanismo del pasado miércoles.

Cabe recordar, asimismo, que el paso por el pleno del próximo lunes será el paso más importante para la realización de la piscina municipal desde que se anunciara por primera en vez en 2005.

Desde entonces había pasado más de una década de inactividad hasta que el gobierno local, presidido por José Chulvi, retomó los trabajos hasta el punto en el que se encuentran actualmente.

Nuevas características

El incremento del presupuesto de licitación se sustenta en unos ajustes en el programa de necesidades de la infraestructura deportiva, necesarios para que la piscina pueda ser homologada para competiciones de carácter provincial. Desde el ejecutivo se ha considerado importante que, una vez se emprende este esperado proyecto, además de sus usos principales -que serán la práctica de natación y actividades terapéuticas relacionadas- también sea apta para competiciones, diferenciándose así de otras instalaciones cercanas y dando respuesta a la más que previsible creación de un club de natación o a los jóvenes del municipio que quieran competir.

Para ello, los dos vasos han de cumplir unas especificaciones técnicas concretas, como son tener una profundidad mayor a la inicialmente prevista, lo que obliga a que los muros de contención sean más resistentes. El graderío también ha de ser mayor (se pasa de dos a tres filas), los vestuarios aptos para equipos y ha de contar con una pequeña cafetería. Con todo, la superficie total construida pasa de 2.000 metros cuadrados a 3.017 metros cuadrados.

Plazos

El proyecto, además del presupuesto de licitación, también marca los plazos de ejecución, que se calculan en 742 días. La piscina cubierta está proyectada junto al pabellón deportivo “Miguel Buigues”, y se plantea con dos vasos de piscina y una sala de actividad dirigida a la gimnasia y mantenimiento físico. La piscina principal (de 25 metros de largo por 12’5 de ancho) será de carácter polivalente y la secundaria (de 12’50 por 10 metros) la dedicada a la enseñanza actividades complementarias o de familiarización a la natación, tanto para niños como para adultos, y sobre todo a la natación rehabilitadora.