Ayer en el pleno de Dénia como era de esperar, todos los puntos de la orden del día fueron aprobados, entre ellos el reglamento del Consell de participación ciudadana y el del Consell sectorial de urbanismo, si bien la parte más interesante llegaba con la urgencias, por cierto, aprobadas la moción del partido popular para que Dénia pida a la Diputación de Alicante la adhesión a la Agencia de la Salud y la Dieta Mediterránea y por parte, otra moción de Gent de Dénia Centre Unificat, para estudiar o realizar informes, con el fin de rebajar las tarifas de agua en caso de fugas.

Sin embargo, la oposición volvió a quejarse de que el equipo de gobierno presentara de nuevo, una urgencia a última hora, que según algunos concejales, no sería necesario hacerlo así, si tanto tiempo lleva trabajando el equipo de gobierno en ello. En este caso, la urgencia era aprobar la suspensión cautelar de actividades en el barrio de Les Roques.

La urgencia se aprobó por mayoría, y en lo que se basa es que todos los bares, discotecas, pubs, o locales que rompan la tranquilidad del barrio, no podrán ejercer su actividad, lo que implica que nuevos negocios relacionados con la ley del espectáculo y dle ocio, pues tampoco puedan emprender. Para el grupo municipal de Ciudadanos, una medida exagerada; para Pepa Font de GD-CU, algo que no tiene ni pies ni cabeza; y para el Partid Popular algo inentendible. Lastres formaciones votaron en contra, mientras los concejales Antonio losada y Alex Rodenkirchen, se abstuvieron.

Sin embargo el punto álgido, llegó con la urgencia para concluir el trámite de consulta sobre el caso Tabernero, toda la oposición, y en concreto Gent de Dénia Centre Unificat, también lamentaron que se perdiera el tiempo en cuestionar la honorabilidad de una persona, María Mut señalaba por su parte, que el equipo de gobierno ha hecho el ridículo con esa consulta, además según la popular, a sabiendas de que el informe del Consell Jurídic Consultiu iba a dar negativo. Ciudadanos, también destacaba que este daño moral a la persona y familiares de Tabernero, se suma a la línea de errores garrafales del equipo de gobierno. Mut, pedía al concejal que inicio el trámite, a Javier Scotto, que pidiera disculpas públicamente.

A este intercambio de opiniones, le seguía, el debate entre Ana Kringe y Vicent Grimalt, sacando los trapos sucios de años anteriores, haciendo referencia la caza de brujas, y finalmente destacable, en el pleno la presencia entre el público de la plataforma de vecinos de blay beach reivindicando el «no» a una nueva construcción. Antonio losada, también se hizo eco de ello, porque entre otras cosas la construcción, no cumple ni con las directrices de la Unión Europea, ni con la Estrategia de Litoral de la Generalitat Valenciana, ni tampoco con la Ley de Costas del Gobierno Español. Maria Josep Ripoll, edil de urbanismo apuntaba que desde el equipo de gobierno, no van a hacer nada que no esté dentro de la legalidad.