La reunión habitual con el concejal de barrio que en el caso del Montgó es Rafa Carrió, volvió a dejar estancado el asunto de los colectores. El consistorio, según Carrió y el técnico responsable que le acompañó, ya tiene recepcionado el proyecto de los siete nuevos ramales. El propósito municipal es que entre tanto, las viviendas anexas a los colectores principales se conecten a ellos en tres meses cuando el tiempo se ha dilatado sin que el reglamento que se extendía hasta cinco años, se quiera o pueda aplicar ahora. Este proceso significa que cada propietario deberá pagar la acometida. Por su parte los vecinos pretenden que se paguen con contribuciones generales siempre y cuando se haga un estudio previo de casas y parcelas, se acometan todos los que vayan a construirse y de manera conjunta, una vez listos, se enganche a ellos las viviendas con la condición de que se una al proyecto, otro de asfaltado para evitar el desaguisado que ocurrió y que ha dejado los caminos por donde pasa el colector, totalmente impracticables en las normales condiciones .

La conclusión es que el consistorio ve prácticamente imposible esa contraoferta vecinal, por lo que se intuye que la solución podría ser parcial y gravosa para los afectados.