Una traductora del Hospital de Dénia indaga sobre los efectos graves del Nolotil. Y no solo esto, sino que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha actualizado su ficha técnica y ha prohibido su venta a ciudadanos de las islas británicas. El motivo, la notificación al Sistema Español de Farmacovigilancia de casos de agranulocitosis en pacientes de origen británico, concretamente 10, uno de los efectos adversos del Nolotil que baja las defensas y favorece el desarrollo de sepsis o infecciones múltiples. Incluso puede provocar la muerte.

Este fármaco, cuyo principal componente es el metamizol, no debe venderse sin prescripción médica y, ahora, se recomienda hacer un previo análisis de sangre para evitar su uso en pacientes con factores de riesgo de agranulocitosis.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios se ha reunido en dos ocasiones con la traductora, quien asegura que “se han tomado muy en serio” esta situación y que “el Hospital de Dénia ha puesto en marcha el mayor estudio sobre los efectos del fármaco a gran escala”, algo que podría tardar en dar resultados.