Los análisis del agua realizados en las últimas horas continúan desaconsejando la apertura de esta zona de costa, ya que se han detectado niveles de ‘Enterococos intestinales’ por encima de los admitidos (contaminación de origen fecal).

Respecto a las labores de detección del origen de las aguas residuales, hasta el momento se ha comprobado que todas las urbanizaciones de la zona están correctamente conectadas al alcantarillado.

En menos de 24 horas se facilitarán los resultados de un nuevo análisis.

Cabe recordar que esta playa permanece cerrada desde el pasado miércoles, 28 de agosto.