Sorpresa, discusiones, disculpas y un largo etcétera, provocaron el momento más airado y convulso del Pleno Ordinario de Abril convocado por el Ayuntamiento de Dénia. Los protagonistas, una pareja desahuciada con incapacidades elevadas (un 60 por ciento) que reclamaron una solución a su no disponibilidad de vivienda (hasta la fecha habían vivido en un camping) y su falta de trabajo. Ya habían solicitado auxilio incluso por registro de entrada, así que su desesperación estuvo dirigida en primer lugar a la primera autoridad, Vicent Grimalt y después a Servicio Sociales. Ante un airado encuentro cuando se le dio la palabra al público, sobre todo la mujer, censuró la ignorancia de su caso y provocó incluso sacar de sus casillas a Oscar Mengual, quien finalmente pidió disculpas, que fueron mútuas. La desesperación fue haciendo subir el tono de las exigencias de la mujer, que el sábado acaba la provisionalidad que Cáritas le ha prestado. Tras estar pendientes de una ayuda de 400 euros dos meses, manifestó que esperaba que alguno de los partidos se hubiera puesto en contacto con ellos y se le hubiera recibido y como mínimo que algún trabajador social les hubiera ido a visitar y comprobar su situación. La Concejala Cristina Morera la citó para el día siguiente en Servicios Sociales. El rifirafe acabó interviniendo Pepa Font y ofreciéndole un alojamiento durante unos días a cuenta de sus dietas.