Este Dénia está yendo de menos a más con un juego mucho más compensado, más incisivo, sin complejos a pesar de su etiqueta endeble, más intenso y un perfecto manejo, ahora sí, de la manija de equipo a cargo de su entrenador Manolo Esteban.

Viajaba el Dénia a Canals un difícil feudo del que salió meritoriamente victorioso. Tras una primera parte en la que ambos equipos tuvieron alguna ocasión, pocas, con un Canals que atacaba más y un Dénia en su línea defensiva de ataque y peligro a balón parado.

Fue en la segunda parte cuando los dianenses evidenciaron su mejoría desde hace ya varios partidos además con la moral y un mayor convencimiento de sus posibilidades. La prueba es que los locales se adelantaron enseguida con un gol de penalti lo que espoleó a los de Esteban que comenzaron a remontar. Fue una jugada calcada a un saque de falta que espera Jordi para cabecear en el segundo palo. Tan calcado como el gol de Carlos Ribes de falta directo repitiendo el que marcara ante el Rafelcofer. Calco incluso en una expulsión de un jugador local y ya la jugada de experimentado jugador de Roberto Navarro que se fue solo para hacer el 1 a 3. Con el tiempo superado llegó el segundo de los locales que no evitó la suma de los tres puntos que para los amarillos suponen ya los 20 y un ascenso considerable en la tabla a la espera del poderoso Muro, si bien lo de poderoso puede quedar en menos antes este Dénia que es otro sobre el comienzo de la liga.

Esta vez Fran fue titular y Pedro repitió en la portería.