Esta semana es sin duda una semana crucial para la enseñanza que ha estado llena de dudas e incógnitas en el plano de la vuelta al cole y las medidas a tomar por el coronavirus.

Las ratios, la protección, la presencialidad, en suma un punto de partida para los estudiantes y profesores así como para las familias del que depende una parte de su futuro.

Por de pronto este martes habrá una primera reunión telemática del secretario de Estado de Educación con los viceconsejeros de educación de las distintas comunidades y el jueves los consejeros con tres ministros: Educación, Sanidad y Política Territorial.

Por otra parte queda por decidir una más: la Conferencia de Presidentes autonómicos.

De momento cada Comunidad ha determinado ya unas directrices que en el caso de la Comunitat Valenciana comienzan por la fecha del regreso: el 7 de septiembre. El mensaje es intentar que la presencialidad sea la mayor posible en las aulas con todas las medidas de seguridad disponibles. Incluso el Consell ha puesto sobre la mesa una partida de 200 millones de euros para reforzar todas esas medidas. Sin embargo hay ciertas reticencias por la seguridad o las ratios y los espacios, así como el temor de algunos padres que sin embargo tendrán que volver al trabajo.

Todo ello, ante la evolución de la pandemia que no ayuda ni mucho menos a aminorar el impacto de esas medidas.