Era todo un test para un equipo bisoño que sin embargo ha dejado sorprendentes sensaciones durante la pretemporada. Los de Manolo Guijarro se enfrentaban al Alzira un equipo más hecho, que salió a por el partido desde el principio y que se encontró con un gol para cerrar la primera parte. tras el descanso las cosas no sólo no mejoraron sino que empeoraron para los amarillos. Le cayeron dos goles más. Todo parecía ponerse dramático en el marcador, pero los dianenses sacaron su casta y en los minutos finales tras un intenso arreón marcaron dos goles (Sergio y Travis) acercándose al empate, pero no hubo tiempo para más. El resultado es negativo, sí, pero los minutos finales y la remontada son detalles que habrá que considerar een el lado de la esperanza.