Las críticas han arreciado hacia el Alcalde de Valencia Juan Ribó por haber tomado la decisión en su día de aplazar las fallas de Valencia hasta julio y dejar pasar el tiempo hasta que en las útimas horas ha tomado la decisión, no sin cierta presión, de suspenderlas hasta 2021. Ribó ha declarado que no pasar a la Fase 1 ha sido determinante, sin embargo incluso en el colectivo festero la opinión era mayoritaria a la suspensión. Los motivos son evidentes, por la situación económica que deviene y la solidaridad con los que han fallecido o los profesionales que siguen trabajando en lo que va para largo.

En Dénia se dijo que se convocaría una Asamblea para tomar una decisión, que a tenor de las muestras opositoras incluso de los distintos distritos, esta llega tarde visto lo visto en todas las tomas de decisiones de otras fiestas no sólo locales en Dénia, que son todas las demás, si no que fiestas de la talla de Moros y Cristianos de Alcoy y las Hogueras de Alicante o la Madalena en Castellón, también han sido suspendidas.