Se van dando pasos. Y seguramente se darán los necesarios para que a vueltas de la Navidad, se normalice la situación que afecta al CD Dénia. No se olvide que Fútbol Sala y Fútbol pertenecen al mismo Club y que su Junta Directiva es la que tiene la responsabilidad deportiva y económica de ambas secciones. A todo lo contado hasta hoy hay que sumar las reuniones que se han mantenida en las últimas horas. La no oficial que no ha convencido a los jugadores de Fútsal, que siguen beligerantes y la oficial, con el Alcalde Grimalt y la edil de ramo Marián Tamarit. En ésta última se habría alcanzado un acuerdo, primero sobre la subvención municipal bloqueada, de modo que el Club deberá justificar en las próximas horas las facturas de acuerdo al dinero que se recibe de las arcas municipales. Que no hay que confundir con la deuda generada en la sección de fútbol sala por una gestión negativa donde las haya si se tiene en cuenta que se ha hecho en apenas tres meses de competición. Si el Club cumple con su obligación, recibirá el dinero y con él, podrá cubrir la deuda aunque sea una merma para el presupuesto general. Pero ¿y a partir de aquí?. Lo más lógico es que si hay interés por parte de algunas personas (quizá los anteriores gestores), se podrá negociar la separación de secciones que tal como ha funcionado la conexión, es lo mejor que le puede ocurrir a ambas. Mediación que podría surgir de los socios Catalá y Molina incluso del mismo consistorio.

Pero lo más positivo de todo es que ahora hay un paréntesis en las competiciones, lo que da un margen para concluir las negociaciones siempre desde el punto de vista del nombre que se lleva: Dénia.