Hacía mucho tiempo que la gente, que la afición no se movilizaba por el fútbol en Dénia. Pero de pronto nos hemos visto atrapados por una vorágine que está inundando las redes sociales y más allá para acudir en masa al Diego Mena este domingo y llenar un campo que no siendo de los que menos público arrastra puede apuntarse un record (¡Ah Sevilla!).

En cualquier caso todo el sinvivir en que la temporada ha discurrido, termina con unos jugadores enchufadísimos, rompiendo las barreras a veces injustas de distinguir a los foráneos de los nativos. Aquí todos han sido todos y de todos. Y no sólo los jugadores, el cuerpo técnico, el humano.

Si es cierto aquello de que existe el jugador número 12, en toda nuestra trayectoria profesional y no ha sido poca, no habíamos visto una conjura como esta. Es evidente que será un domingo con todos los aditamentos para llevar en volandas al equipo. El Diego Mena no ha de ser un infierno, ha de ser la gloria.

Ahora falta y no nos cabe duda alguna que ellos darán la talla y responderán a este movimiento digno de los clanes escoceses o del mensaje que por ejemplo nos da el «Nunca caminarás solo».Jugar con 10 decía el mítico Helenio Herrera era jugar con ventaja. ¡Que equivocado estaba!. Jugar con 12 es jugar a ganar antes del partido, como ya han comprobado los jugadores con los aficionados asomando sus consignas de «guerra» en los mismos entrenamientos. Y así comenzará el domingo el encuentro. Mejor dicho, ya ha comenzado.

Y como apéndice a la justicia de los reconocimientos, a ti, Diego Miñana, Tu mérito desde una posición sin duda la más complicada, no puede pasar desapercibido,

¡Amunt Dénia!