El CD Dénia se enfrentaba al Muro en el penúltimo partido de la liga regular. Y lo hizo en un encuentro extraño que comenzó con una sentada de los jugadores al comienzo del partido como signo de protesta por la situación económica que quiso tranquilizar el Director Deportivo.
Obviamente pesó en la mente de los jugadores que en la primera parte demostraron tener la cabeza fuera del partido, de modo que el Muro se adelantó con dos goles que hacían presagiar lo peor. Y así terminaría la primera mitad con un expulsado por el visitante y con esa empanada que poco auguraba de bueno.
Pero algo pasó en el vestuario donde sobre todo el míster Miñana corrigió muchos defectos que comenzaron pronto a notarse.
Acortó distancias con un autogol murero. Rubio que salió en esta mitad igualaba al poco el partido. Era otro Dénia encorajinado y dispuesto a hacer valer su ambición por el título consiguiendo cerrar prácticamente el partido Guerrero. Aún sería expulsado otro jugador visitante por doble amarilla que junto con un penalti cometido por el Muro dio a Panucci la oportunidad de volver a marcar fginalizando el partido con un 4 a 2 resultado impensable a tenor de lo visto en la primera mitad.
Ahora el Dénia acabará la liga regular en Ollería en busca del título y los enfrentamientos más asequibles en los Play Offs.