Si bien en las redes sociales se ha multiplicado el debate por la transgresión de la orden de no salir de «vacaciones» a lugares de segunda residencia y en algunos casos, negada la posibilidad de que sean reales dichas salidas a pesar de la vigilancia, son muchos los vecinos de urbanizaciones que denuncian la apertura de dichas viviendas por los recién llegados.

Ya el Alcalde de Dénia reconoció hace unos días que ese supuesto era cierto y abogaba porque una vez aquí se comportaran como estaba establecido y se confinaran como los nativos. Es más, de las 70 denuncias que impuso Xábia el fin de semana, el diario Levante confirmaba que un 20 por ciento de las citadas se impusieron a turistas que venían de otros lugares.

Uno de los casos más llamativos ha sido el de Peñíscola que ha colocado incluso barreras de hormigón (La Vanguardia) para que no se pueda acceder a la población, una de las más significadas como ciudad de veraneo en la Comunitat Valenciana.

Llama la atención que en Dénia se hayan impuesto denuncias también a gente que ha ido a la playa lo que en plena pandemia y cerca de tres semanas de confinamiento ha enervado a todos los que están cumpliendo a rajatabla las condiciones nada fáciles de sobrellevar en el tiempo.

(Foto: La Vanguardia)